Atención Personalizada

Atención Personalizada

Nuestra Dermocosmética





Los productos dermocosméticos se aplican en la piel, el cuero cabelludo y el cabello. Combinan la acción cosmética con la dermatológica. Los productos dermocosméticos se formulan para mantener la salud y la belleza de la piel y el cabello.

En la Dermocosmética los aditivos se reducen al mínimo, por lo que en general los tratamientos con productos de dermocosmética presentan una gran tolerancia cutánea. En este tipo de productos se renuncia al empleo de conservantes, de parabenos y de parafinas que como es conocido tiene su origen en el petróleo.

Los productos dermocosméticos aportan una benefeciosa y eficaz acción a nuestra piel gracias a su composición en principios activos que se absorben con rapidez.

La investigacion de la piel y de sus mecanismos de regeneración ha permitido de se encuentren principios activos ( normalmente de origen natural ) que a concentraciones determinadas confieren a la dermocosmética un elevado potencial ANTI-EDAD.

Los dermocosméticos actuales con diferentes texturas y aromas son productos que se adaptan a los deseos y necesidades especificas de los consumidores en todas las etapas de la vida

Nuestras marcas

FILORGA ( Resultado de la mesoterapia y cirugía estética)

DARPHIN ( Su origen las esencias vegetales)

CAUDALIE ( Vinocosmética. La esencia de los componentes de la uva )

LIERAC (Dermocosmética antiedad y belleza combinando formulaciones especiales de antioxidación y productos naturales)

SENSILIS (Dermocosmética farmacéutica de origen natural)

VICHY (Desarrollo e Investigación de Cosmética Activa)

El Envejecimiento de la Piel


El envejecimiento de la piel es un proceso fisiológico, universal e inexorable que se caracteriza por la pérdida de capacidad de funcionabilidad o descenso del rendimiento biológico. Implica una dificultad para adaptarse a los cambios ambientales. Los motivos pueden ser diversos, existen muchas teorias y la mayoria de ellas estan interrelacionadas. Se conoce el cronoenvejecimiento (debido al paso del tiempo), el hormonal (originado por cambios hormonales como la menopausia), el fotoenvejecimiento (originado por efectos de la radiación solar), el envejecimiento conductual (originado por el estilo de vida o hábitos conductuales).

Dependiendo del tipo de envejecimiento la piel reacciona de diferente forma en cuanto a las arrugas (finas o profundas), la textura (suave, rugosa, áspera, etc.), el color (pálido, con manchas, grisáceo, etc.), la vascularización (disminuida, con ectasias, rojeces, etc.) , la aparición de tumoraciones, manchas etc..

Los signos del envejecimiento se empiezan a mostrar a partir de los 30 años donde se nota una complexi´n apagada y una falta de luminosidad. Es entonces cuando aparecen las primeras arrugas de expresión (principalmente en los ojos). A partir de los 40 años se instauran las arrugas permanentes y existe perdida de firmeza (patas de gallo, rictus). A partir de los 50 años ya hay un relajamiento y un descolgamiento de la piel con una pérdida de densidad cutánea. Las manchas pigmentarias o el tono no homogeneo se puede dar a cualquier edad dependiendo de muchos factores. El fotoenvejecimiento favorece mucho la aparición de manchas y tumoraciones premalignas o malignas en la piel.



Necesidades de la Piel


Conforme la piel va envejeciendo se necesita actuar sobre sus diferentes capas. Por ello, y en función de los efectos que se quieran obtener, se deben usar fotoprotectores solares durante todo el año, exfoliantes y renovadores celulares, hidratantes, antioxidantes, antiglicantes, despigmentantes, calmantes y estimulantes de las defensas de la piel, estimulantes de la síntesis de colágeno y elastina, estimulantes de la matriz extracelular y activadores de los fibroblastos de la dermis.

Para poder aportar los beneficios deseados a nuestra piel la dermocosmética proporciona activos antienvejecimiento como son los filtros UVA A- UVA B, la Vitamina C, el ácido Hialurónico, Retinol (vitamina A), Ácido Glicólico (AHA), Vitamina E, Ácido Ferúlico, Ácido Salicílico, Resveratrol, etc...

Cada laboratorio realiza investigaciones dirigidas a formular una dermocosmética efectiva, segura y adaptable a cada necesidad concreta con las texturas adecuadas para los diferentes tipos de pieles.